HIFU Lifting System

La medicina estética se alía con los ultrasonidos para atenuar los signos de envejecimiento facial sin emplear cirugía. Estos sonidos, cuya emisión no es perceptible para el oído humano, tienen la capacidad de actuar en las capas más profundas de la piel.
Ahora, damos las claves de tecnología empleada para elevar, tensar y fortalecer la piel, “todo ello sin generar la alteración de la superficie cutánea”,
Un tratamiento no invasivo HIFU System
Aquellas personas que busquen la prevención o la corrección de la caída de los tejidos en el rostro y en el cuello o que deseen mejorar la piel del escote pueden decantarse por este procedimiento, apunta el especialista, quien agrega que “también puede usarse para sostener los resultados de un estiramiento facial o cervical”.
Desde la Clínica Dermatológica Internacional mantienen que es un procedimiento ideal para los pacientes con flaccidez moderada. Sus primordiales aplicaciones son:
Tensar la línea mandibular y el cuello
Elevación de cejas
Supresión de las arrugas del escote
Progresar las bolsas de los párpados
Mejora la piel desde dentro con HIFU System

Los resultados de esta tecnología derivan de la estimulación del colágeno de forma natural; el tratamiento, que se puede realizar en cualquier época del año, actúa en las capas profundas de la piel dónde está esta proteína eternamente vinculada a la juventud; todo ello sin perjuicio de la parte superficial.
El experto apunta como primordial ventaja de esta técnica que “los ultrasonidos centrados usados alcanzan la temperatura inmejorable de calentamiento de la piel, que estimula la producción de nuevas fibras de colágeno”.
Y añade, es la única técnica no invasiva aprobada por la Administración de Comibles y Fármacos de los Estados Unidos (FDA) para elevación no quirúrgica de cara y cuello, llegando a profundidades de cuatro.5 mm en los tejidos tratados, hecho que no pueden conseguir el resto de tecnologías.
El tratamiento
¿Produce dolor? No requiere anestesia y aunque puede ocasionar molestia tolerable cuando se libera la energía de ultrasonido, es temporal y también apunta que la producción del colágeno ha comenzado.
¿Cuanto tiempo dura cada sesión? La duración depende de la zona a tratar y por norma general acostumbra a ser entre treinta y sesenta minutos
¿Con qué frecuencia se dan las sesiones? Acostumbra a ser suficiente con una sesión por año, aunque teóricamente se puede reiterar cada 3 meses.
¿Desde cuantas sesiones se pueden ver efectos? “Tras la primera sesión los resultados son perceptibles, apareciendo de forma progresiva a lo largo de los próximos tres a more info cuatro meses tras el tratamiento”. De forma gradual, la piel renueva su colágeno y lo sustituye por uno nuevo y más flexible.
Sin embargo, desde la Clínica Dermatológica Internacional advierten de que “los resultados no son espectaculares, ni reemplazan a una cirugía”, pero logran progresar la flacidez de la piel de forma no beligerante.
La piel tras el tratamiento
Este sistema deja al paciente recuperar de forma inmediata su actividad normal, los efectos secundarios más habituales que pueden darse son enrojecimiento de la piel por unas horas, inflamación o bien sensación de hormigueo.
No es necesario ningún cuidado singular tras el tratamiento. Ciertas personas pueden enseñar una ligera inflamación de la zona tratada a lo largo de las veinticuatro o bien cuarenta y ocho horas sucesivas, que cede espontáneamente; en estos casos, se desaconseja practicar ejercicio intenso o someterse a fuentes de calor.

Entre los efectos menos comunes se halla la aparición de pequeños hematomas o falta de sensibilidad, todos leves y desaparecen con el tiempo.
Para las personas que habitúan a maquillarse a diario este tratamiento no supone ningún óbice, pues la zona tratada se puede maquillar inmediatamente después de una sesión; la energía liberada por el dispositivo se dirige a los planos profundos de la piel y no a la superficie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *